mujer pareja

Las ventajas de mentir en una relación de pareja

Habitualmente y siguiendo un comportamiento ético, en una relación, lo moralmente correcto es decir la verdad a la otra persona de la que estás enamorada. Pero en muchas ocasiones, hay ciertas cosas que podemos maquillar, ocultar o no decir para evitar una molesta discusión de pareja o la ruptura de una relación.

Todo el mundo tiene derecho a equivocarse; un traspiés, o dos, los puede tener cualquiera. Si le has sido infiel a tu pareja pero tu sabes que quieres continuar compartiendo la vida con ella, no le admitas nunca una infidelidad, a no ser que sea muy evidente y te lo esté preguntando. Si se lo cuentas, no calmarás tu sentimiento de culpa y lo único que conseguirás con ello es la ruptura de la relación o, en caso contrario, una desconfianza absoluta de tu pareja que abocará a la relación al abismo. Bien por no poder perdonarte la infidelidad o porque nunca confiará en ti. Ahórrate decir la verdad en estas situaciones. Además, la infidelidad sexual no es sinónimo de falta de enamoramiento hacia tu pareja. Por el contrario, en muchas ocasiones es necesario y beneficioso para la relación ya que ayuda a que funcione mejor e incluso te ayudará a darte cuenta de que tu pareja no tiene nada que envidiar a la persona con la que le has sido infiel.

No obstante, a todo el mundo le gusta sentirse bonito y deseado. Si intentan ligar contigo, no te sientas mal. Ya sea en una discoteca, en Facebook o en cualquier red social, síguele la corriente a la persona hasta que creas conveniente; esto subirá tu moral. Disfruta de la vida y déjate querer por quién sea.

Otra cosa que te ahorrará discusiones es mentir cuando tu pareja te regale algo que realmente no te gusta. ¿Qué mas da? Lo que importa es el detalle, sabes que se ha esforzado en hacerte un regalo, no la desanimes, ¡Dile que te encanta!.

Hay ocasiones en las que no tenemos ganas de sexo con nuestra pareja. Podríamos recurrir a la típica excusa del dolor de cabeza o bien, actuar. Métete en la piel de tu actor o actriz favorita y créate un papel mental; convéncete de que te apetece tener sexo y cubre esos orgasmos inexistentes con gritos de placer fingidos. Así tu pareja no se comerá la cabeza pensando que ya no la quieres y te ahorrarás muchas charlas interminables. La vida es más simple de lo que parece, disfrútala.

Leave a Reply