Los pros y los contras de tener sexo en el agua

Una de las mayores fantasías sexuales para muchas parejas es la de tener sexo en el agua, algo que sin duda puede resultar muy placentero pero que a la vez puede llegar a resultar bastante peligroso si no se toman las precauciones oportunas. Por ello hoy veremos cuáles son esos peligros y de qué formas se pueden mantener relaciones sexuales en el agua
Los peligros de tener sexo en el agua

Seguro que muchos de vosotros que ahora estáis leyendo esto habréis tenido sexo en el agua en algún momento de vuestras vidas, y los que aún no lo hayáis probado quizás queráis saber lo que se siente cuando se mantienen relaciones sexuales bajo el agua. Sin embargo, a pesar de lo placentero que puede llegar a ser, la relaciones sexuales en el agua pueden tener algunos riesgos para la salud.

sexo en el agua

Para empezar, uno de los principales riesgos de tener sexo en el agua es el alto riesgo que existe de coger una gran cantidad de bacterias que se encuentran en el agua tanto de las playas, piscinas o cualquier lugar con agua en el que quieras tener este tipo de relaciones íntimas. Esto es algo a lo que la piel está acostumbrada. Sin embargo, las partes del cuerpo más íntimas pueden sufrir mucho más el ataque de estas bacterias. Por ejemplo, el agua de una piscina con demasiado cloro puede hacer que exista una infección de orina o en los peores casos, la aparición de hongos en la zona genital.

Otro de los peligros de mantener sexo en el agua es el hecho de que esas relaciones sexuales pueden resultar dolorosas debido a que, aunque pueda parecer mentira, el agua reduce la lubricación natural. Esto hará que las relaciones sean mucho más dolorosas o que incluso pueda haber irritación en la zona.

Sin embargo, uno de los mayores riesgos que esconde el hecho de tener sexo en el agua si no se toman las precauciones correctas es que se puede correr el riesgo de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual debido a que la fricción del agua puede hacer que el preservativo se rasgue con mayor frecuencia. Y es que aunque se haga el amor en el agua, es necesario mantener sexo seguro en todo momento.
También existen otro tipo de riesgos a la hora de tener sexo en el agua como es la alta probabilidad de sufrir caídas en la ducha o la bañera, por lo que debéis elegir una zona anti deslizante y donde podáis agarraros a algún lugar. En el caso de que estas relaciones sexuales tengan lugar en el mar o en una piscina, es necesario hacerlo en un lugar donde se haga pie para evitar tragar agua y evitar ser arrastrados por la corriente en el caso del mar.
Y por si todo esto fuera poco, también se debe tener cuidado ya que si alguien os pilla manteniendo sexo en alguna playa o piscina pública podríais ser multados con una cantidad de hasta 3000 euros según el lugar donde os encontréis, ya que mantener sexo en las playas y los lugares públicos es algo que está totalmente prohibido

Leave a Reply